• Pastel salado con base crujiente

    Pastel salado con base crujiente

60 min 60 min
Rico en vitaminas Rico en fibra
atrás

Preparación

1. Colocar un aro para pasteles o el aro de resorte de un molde desmoldable (de unos
16 cm Ø) en un plato. Para la base, primero trocear la mitad de las galletas saladas
con el Quick Cut, y, a continuación, añadir las galletas restantes y trocearlas del mismo
modo. Agregar la mantequilla líquida e introducirlo todo en el molde para pasteles.
Repartir
por toda la base, presionar con una cuchara grande y dejar reposar.
2. Poner en remojo 6 hojas de gelatina en agua fría. Lavar las arvejas con agua caliente
y hacer puré con 2/3 de las arvejas junto con el caldo vegetal. Incorporar 300 g de
requesón y parmesano, sazonar bien con sal y pimienta. Escurrir la gelatina y calentarla
ligeramente en una olla hasta que se disuelva. Con una batidora, batir la masa de
guisantes y esparcirla por encima de la base de galletas. Dejar enfriar en el congelador
durante unos 30 minutos.
3. Poner en remojo la gelatina restante siguiendo el procedimiento anterior. Sazonar el
resto del requesón con el pesto, el azúcar, sal y pimienta. Escurrir la gelatina y disolverla
como se ha explicado anteriormente. Mezclarla con la masa de requesón.
4. Esparcir los guisantes restantes por encima de la primera capa de requesón y añadir la
masa de pesto por encima. Dejar enfriar en el congelador durante unos 30 minutos.
5. Sacar del congelador y retirar el aro del molde. Untar las arvejas con queso para untar y
pegarlas una junto a la otra en el borde del pastel.
6. Verter el queso de untar restante en una bolsa de congelado y decorar el pastel. Para la
guarnición, utilizar los tomates cherry, tiras de pimiento amarillo y perejil. Servir frío y, si
se desea, acompañado por tostadas.